viernes, 28 de agosto de 2009

En las montañas de la locura, de Lovecraft

Me parece curioso y muy interesante el tópos de la imposibilidad del lenguaje para la explicación de una visión terrorífica, que se escapa de cualquier costumbre vital y sensorial, que se repite constantemente en las novelas de terror. Tanto en Poe como en Lovecraft, ya que últimamente estoy metida en estos autores, veo constantemente el testimonio de un personaje que ha presenciado el terror delante pero, cuando se decide a plasmarlo en un papel, el lenguaje se queda corto, la realidad se escapa de toda descripción. El papel de testimonio que pretendía ser este personaje, la intención de ser el portador de la verdad, ha quedado inutilizado por esta imposibilidad del lenguaje para acercarse a la realidad, a la vida. Aún así, al afirmar esta sentencia de muerte de las letras no puedo dejar de alimentarme de este mundo ficcional y maravilloso como es la literatura y el arte: acabo concluyendo que todo lo que me envuelve es ficción y lo único real (el lenguaje) escapa a toda ficción porque ésta es la única vía posible para el verdadero viaje de la mente.

Dante, en La Divina Comedia, alude constantemente a su incapacidad de explicar qué es o cómo es el Infierno, ese mundo de miserables almas en pena: ésta resulta ser la forma más efectiva para expresar el gran terror del mundo: la no-descripción. Cuando algo no puede ser explicado no es que no exista, si no que existe en tal magnitud que nada lo alcanza, ni tan siquiera el lenguaje, nuestra única vía de conocimiento del mundo. Cuando un hecho o una visión es inexplicable a través de las palabras sólo quedan los sentidos para que esta visión quede estampada más allá de su realidad, quede estampada en el recuerdo de los seres. En La Divina Comedia es constante esta alusión a “primero lo vi”, “primero lo toqué”, “primero lo sentí”, luego tal vez fui capaz de transcribirlo en palabras.

Así, en En las montañas de la locura de Lovecraft, se explica el transcurso de una expedición inocente a la Antártida y cómo ésta termina (aún no lo sé porque no me he acabado el libro) en un espectáculo dantesco, algo más allá de lo que cualquier estudioso de la ciencia como son los personajes de esta novela pueda explicar. La ciencia es incapaz de dar respuesta a la realidad, sólo la ficción da respuesta a la vida.

4 comentarios:

  1. Es muy interesante esa concepción de la Realidad, incluido el Terror, como algo superior al Lenguaje, y enlazarlo todo con la imposibilidad del Lenguaje de expresarlo todo. Es que la Realidad es superior a todo y el Lenguaje es una herramienta, imperfecta por esencia, porque lo único perfecto es la Realidad misma. Si, encina, incluimos en esa Realidad al ser humano, hemos de aceptar que éste es inabarcable, indefinible. Lo decía Sófocles en su ANTÍGONA:

    Muchos son los prodigios, pero no hay nada más prodigioso que el ser humano.

    Totalmente convincente es el ejemplo de Dante y su intento de describir EL INFIERNO en LA DIVINA COMEDIA.

    Igualmente válido es el ejemplo de Lovecraft en LAS MONTAÑAS DE LA LOCURA.

    Lo que escribes es muy interesante, porque planteas problemas que no son de fácil solución. Quizá la Genialidad del Genio, en la parcela de la Realidad que corresponda, consista precisamente en eso, en expresar con su Arte lo que el Lenguaje es incapaz de expresar.

    Recibe mi más entusiástica felicitación por esta reflexión tuya y perdóname el aparente abuso que hago de las mayúscula: en cada mayúscula no normativa hay una intencionalidad bien definida.

    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Querida Daniela:

    llego fascinada a este blog. Comparto tus fascinación por la literatura. Me ha apasionado tu comentario sobre la imposibilidad de expresar determinadas realidades a través del lenguaje y el abismo que ello supone.

    Me ha encantado tu originalidad en tu punto de vista al tratar sobre Lovecraft, Poe, Dante. Me encantó. Ojalá vuelvas a este tema.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias elena clásica! ¡Gracias por esta motivación y este empuje! Espero verte pronto por aquí. Cierto es que el terror sólo puede ser experimental, pero no está de más plasmarlo en un blanco papel con inocentes y humildes palabras, como hacen Dante, Lovecraft y Poe. Me reitero: gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar